RESEÑAS

viernes, 6 de mayo de 2016

Reseña de Operación Ogro (Gillo Pontecorvo, 1979)

Mi muy ideologizado sobrino-nieto:

Resulta que a sor Transición, la monjita encargada en la Residencia de la repostería, que venden toda para fuera y que a nosotros no nos dejan catar y eso que… Bueno, que me voy. La cosa es que a sor Transición le apasiona el arte religioso y que lo mismo te da una charla sobre los éxtasis de los mártires de Zurbarán que te habla de la técnica naif de una carmelita del monasterio de Consuegra.

Fue ella la que nos jodió el final de Operación Ogro en la ludoteca. Estaba empeñada en que el encuadre final es una reinterpretación de la “Lamentación sobre Cristo muerto” de Mantegna. ¡Y tenía razón la condenada! Lo que pasa es que nos perdimos las palabras últimas que Gian Maria Volontè le dice a Eusebio Poncela y que eran el busilis del asunto. El mensaje, vamos.

O sea, que tuve que volver a verme el final después de cenar, para poder hacer con propiedad estas croniquillas que te mando de tanto en tanto y que me sirven para distraer las largas horas insomnio senil.

Tu tío-abuelo que bien te quiere, don venerando

La película

Gillo Pontecorvo tiene una filmografía parva. Y si nos limitamos a los largometrajes de ficción, más aún. Cinco entre 1957 y 1979. Lo que pasa es que tanto La battaglia di Algeri (La batalla de Argel, 1966) como Queimada (id., 1969) tuvieron enorme repercusión, sobre todo, en el emergente Nuevo Cine Latinoamericano. El modelo épico izquierdista había encontrado en Pontecorvo un artífice a la medida de su tiempo. Por eso no es extraño que cuando Eva Forest publica en Francia con seudónimo Operación Ogro: Cómo y porqué ejecutamos a Carrero Blanco, Margarita Aleixandre, que había realizado en España una película pionera de intención política –La ciudad perdida (1954)- y que había producido parte de la filmografía de Tomás Gutiérrez Alea en la Cuba castrista de los años sesenta antes de exiliarse doblemente en Italia, pensara en Pontecorvo para dirigir una adaptación. En los créditos de la película asumirá las funciones de “Asesoría y Coordinación General”.

La intención es clara. Precipitar el debate sobre el futuro de España y de Euskadi en el mismo momento en que Franco se está extinguiendo y al que el atentado contra el almirante Luis Carrero Blanco ha servido de preludio.


El proceso es largo. Franco Cristaldi encara la producción con la imprescindible colaboración desde España de la nueva productora de José Sámano. Pontecorvo y Giorgio Arlorio se embarcan en un trabajo de campo que durará varios meses, como han hecho en sus anteriores películas. La realidad española cambia de día en día, pero Italia también vive un momento convulso en la primavera de 1978 con el secuestro y ejecución de Aldo Moro por parte de las Brigadas Internacionales. Esto hecho coincide con la preparación de Operación Ogro y gravita indudablemente sobre el equipo, dado que las similitudes argumentales son tantas como divergentes eran las situaciones políticas en ambos países.

Por eso, en la versión italiana hay un prólogo ausente de la española, que arranca con el velatorio público de Franco en el Palacio Real, la convocatoria de las primeras elecciones y la particular situación que se ha vivido hasta ese momento en el País Vasco al sur de los Pirineos, con cuyo mapa concluye el preámbulo documental. En cambio, en la versión que nos proponen Vídeo Mercury y Divisa, una escueta cartela subraya las diferencias entre la España de 1973 y la de 1978 y cómo “en este nuevo contexto, muchos miembros de la organización terrorista ETA abandonaron la violencia, aunque otros se negaron a dejar las armas a pesar del fundamental cambio que supuso la instauración de la democracia”. Este texto busca reforzar la idea que Pontecorvo ha querido dejar clara al dividir la acción en tres tiempos.

La historia arranca en 1978, cuando Txabi (Eusebio Poncela) y Amaiur (Ángela Molina) se reencuentran después de varios meses sin verse a pesar de que tienen un hijo en común. La acción se traslada entonces a finales de la década de los cincuenta. Una serie de viñetas ilustran con trazo bastante grueso la situación de opresión lingüística, educativa y policial en la que se criaron los futuros integrantes de la banda armada. Sólo entonces nos trasladamos a 1972, en el momento en el que el comando liderado por Izarra (Gian Maria Volontè) se traslada a Madrid. Desde este momento nos encontramos ante un thriller salpimentado por debates ideológicos que provocan continuos enfrentamientos entre Txabi e Izarra. Frente al aliento épico-documental de La battaglia di Algeri, Operación Ogro opta por un acercamiento intimista a los rostros de sus intérpretes.


Los otros miembros del comando, Luque (Saverio Marconi) e Iker (José Sacristán) quedan en un segundo plano, como las dos mujeres. Iker cobrará cierto protagonismo a partir del momento en el que Carrero es nombrado presidente del gobierno y la organización decide dejar de lado el secuestro y preparar un magnicidio. Es entonces cuando se hace pasar por escultor para alquilar un piso desde el que cavar el túnel bajo la calle Claudio Coello y cuando la cinta juega sus mejores bazas. La construcción del túnel se convierte así en meta y metáfora de la propia película. Por eso, las dos vueltas al presente de 1978 para contar los caminos divergentes que han tomado Txabi e Izarra resultan tan dramáticamente insatisfactorios como ideológicamente superficiales. Lo mismo ocurre con el minúsculo personaje interpretado por Ana Torrent, símbolo transparente y de sonrojante ingenuidad de una nueva Euskadi en paz.

No obstante, la película se presentó en la sección oficial del Festival de Venecia de 1979 y Pontecorvo obtuvo el premio David di Donatello de la Academia Italiana de Cine a la mejor dirección. No parece que fuera suficiente reconocimiento porque fue su último largometraje de ficción.

La edición

La edición en DVD –también hay Blu-ray- viene en un disco de doble capa con un peso total de 5,21 Gb. La duración es de 101 minutos con 14 segundos, a los que hay que restarles 30 segundos de la cabecera de Vídeo Mercury Films.

La banda de sonido se presenta, como es habitual en las ediciones de cine español por parte de Divisa, en doble mono y en una simulación de 5.1. Sólo se ha incorporado el doblaje español, en el que no sólo se cambian las voces de los actores italianos y franceses, sino las de Ángela Molina, Ana Torrent y otros intérpretes hispanos. Dado que, salvo por el prólogo, el montaje es idéntico, no hubiera estado mal poder escuchar la interpretación original de Volontè.


En cuanto a la imagen, la colorimetría parece bastante adecuada a la paleta fría empleada por Marcello Gatti en la película, más acertada que la dominante magenta del DVD italiano editado por Cristaldi. La definición, que podemos calificar de correcta sin más, sufre de algunas limitaciones en los planos más oscuros. No hay exceso de filtros digitales y, al menos, en una revisión a ojo de buen cubero, tampoco se aprecian graves defectos de compresión, salvo por algún realce en los bordes de las tipografías.

Debió de rodarse con la ventanilla abierta, porque la copia italiana presenta una relación de aspecto de 1,66:1 –el panorámico utilizado en Europa en estos años- sin que los encuadres se resientan de ausencia de aire, en tanto que en España se estrenó en cines en formato académico (1,37:1) y éste es el que se puede ver en el DVD español, anamórfico, por lo que presenta en ambos laterales las correspondientes bandas negras.

A las habituales filmografías, fichas técnico-artísticas y carrusel fotográfico –enriquecido en esta ocasión con media docena de fotocromos- hay que añadir el tráiler español que invoca al espectador desde una neutralidad interesada: “¿Dónde estaba usted? ¿Qué pensó? ¿Quién se lo dijo? Operación Ogro, la explosión que cambió la historia de España”.

Razón de más para que, aparte de la ausencia de subtítulos y de la banda de sonido italiana, echemos de menos algunos extras que sirvieran para contextualizar el asunto. Dos son de fácil localización: el día de Nochebuena de 1973 No-Do lanzó una edición especial de su noticiario –el número 1615 bis- en el que a lo largo de quince minutos se desgranan los pormenores del atentado y la biografía oficial del delfín del Caudillo; y en el documental sobre Emilio Ruiz del Río, El último truco, se relata el modo en que se rodó la secuencia del atentado, que sigue considerándose aún hoy un logro del artesanado cinematográfico español.

Junto con la aplicación de software de corrección automática, queda claro que el busilis de las carencias supone el otro talón de Aquiles de estas ediciones mondas. Son otras tantas ocasiones perdidas de permitir al espectador transcender su condición de mero consumidor de productos culturales que activen la nostalgia.

Divisa / Video Mercury Films
DVD-9 | 1,33:1 | 16/9 | Español 2.0 y simulación de 5.1 | Color | 1:41:14
Extras: Filmografías, Fichas, Galería y Tráiler (3:10)
Operación Ogro / Ogro (1979)
Producción: Sabre Films (ES) / Vides Cinematografica (IT)

Director: Gillo Pontecorvo.
Guión: Ugo Pirro, Giorgio Arlorio, Gillo Pontecorvo, de Operación Ogro: Cómo y porqué ejecutamos a Carrero Blanco, de Julen Agirre (Eva Forest).
Fotografía: Marcello Gatti. Música: Ennio Morricone. Montaje: Mario Morra. Decorados: Rafael Palmero.
Intérpretes: Gian Maria Volontè, José Sacristán, Ángela Molina, Eusebio Poncela, Saverio Marconi, Nicole Garcia, Féodor Atkine, Georges Staquet, Ana Torrent, Estanis González, Agapito Romo, Fernando Chinarro, José Manuel Cervino.

Capturas del dvd:









jueves, 24 de marzo de 2016

Reseña de La casa de las palomas (Claudio Guerín Hill, 1972)

Mi muy atormentado sobrino-nieto:

Te tenía yo prometida una misiva de muy distinto signo desde hace tiempo, pero como esta mañana, cuando me has traído esas tortas de chicharrones que me ponen el colesterol por las nubes y que la sor boticaria me tiene prohibidísimas, cuando yo me tomo un poco de sal de frutas y duermo la siesta como dios, que no entiendo porque esa alma bendita no se dedica hacer un cursillo de socorrismo, porque el otro día se le atravesó un huesecillo de pollo a don Facundo y… Bueno, que se me va el santo al cielo… Decía que, como esta mañana me has preguntado que si no tenía novedades y acababa de llegar yo del comercio con el DVD de La casa de las palomas recién salidito del horno de Divisa y Vídeo Mercury, me he dicho, digo, “voy a darle una alegría al muchacho y le cuento cómo les ha salido la cosa esta vez”.
Pues eso, que de seguido te lo cuento…

Tu tío-abuelo que bien te quiere, don venerando

La película

Claudio Guerín Hill tuvo una carrera tan breve como fulgurante. Un accidente puso fin a su vida cuando rodaba en Galicia los últimos planos de La campana del infierno (1973). Tenía entonces 34 años. Era su segundo largometraje. Había debutado como director con uno de los episodios de la película colectiva Los desafíos (1969) junto a dos compañeros de la Escuela Oficial de Cinematografía: Víctor Erice y José Luis Egea. Su práctica de fin de estudios, Luciano (1965), la historia de un pederasta asesino, le había valido los parabienes de compañeros y críticos. Sin embargo, como a la mayoría de sus compañeros de generación, la única salida profesional que se les ofrecía, fue la televisión y, según su propia opinión, era en este medio donde había que buscar sus mejores trabajos.


Sin embargo, La casa de las palomas sirvió para ponerlo por fin en órbita, gracias a la excelente acogida que le brindó el público. Algo más de millón y medio de espectadores en su primer año de exhibición proporcionó a la productora unos ingresos bastante golosos y a Guerín Hill la posibilidad de embarcarse en el siguiente proyecto. Por su parte, la crítica destacó lo que de original había en la propuesta formal del realizador, al que consideraron casi unánimemente por encima del material literario que le servía de base. No obstante, la intervención de la censura previa había obligado a limar determinados aspectos religiosos que podían resultar ofensivos. También algunas sugerencias de lesbianismo –matizadísimas en la película- que se resolvían en una escena de fuerte contenido simbólico y erótico, cuando una de las colegialas (la recientemente fallecida Concha Goyanes) decide profesar y la otra (Ornella Muti) se va desnudando mientras avanza por el pasillo central al son del canto gregoriano.

El sevillano Guerín Hill tuvo claro desde el principio que el escenario ideal para esta historia era Córdoba, por el contraste entre la sensualidad árabe y el rigor del catolicismo. De hecho, varios movimientos de cámara realmente complicados no tienen otro objeto que establecer la presencia constante de la religión como centinela de la moral en la pequeña ciudad de provincias. Dichos movimientos de cámara y la interposición continua entre el objetivo y los personajes de celosías, enrejados, verjas y cancelas confieren un barroquismo visual muy acusado a la cinta. Coadyuva a ello una paleta cromática de carácter netamente simbólico con el blanco asociado a la pureza y el rojo a la pasión en un ejercicio acaso demasiado evidente de asociaciones que atañe también a la presencia de caballos y de las palomas que dan título a la cinta. Es el modo en que Guerín Hill hace valer su condición de aseado facturador de productos industriales sin desdecirse de su posición de autor.


La última escena, que sustituye a la censurada, tiene carácter onírico y, ya que no dramáticamente, el director se empeña en que funcione a modo de tour de force alegórico, propiciando la oportuna catarsis de la muchacha que abandona la adolescencia y una tan conveniente como postiza redención de su amante (un Glen Lee que en las fotografías del rodaje parece el sosias de Guerín Hill). La utilización del ralentí lelouchiano para articular un flashback en el que se relata su pasado de gigoló ya nos había puesto sobre aviso de que, en tratándose de fotonovelerías, no todos los recursos podían tener la misma nobleza.

La edición

Ésta es la primera edición en formato doméstico digital que aparece en España. Hasta ahora quien quisiera acercarse a la película debía recurrir a la edición italiana de Legocart, con el mismo metraje, pero con el formato recortado, audio en italiano y sin subtítulos en ningún idioma. La aportación más notable de esta versión –y hemos de suponer que aparte de la traducción de los diálogos ésta sea la principal contribución al libreto de Giovanni Simonelli- es la inclusión de una voz en off que explicita el contenido simbólico del sueño. 

Así que en ese aspecto hemos salido ganando. La edición en DVD tiene un peso total de 4,57 Gb en los que se incluyen las dos pistas de sonido habituales en estas ediciones –una en doble modo y una simulación de 5.1- y unos extras testimoniales: un carrusel fotográfico, la ficha técnico-artística y las filmografías de Guerín Hill y de los principales intérpretes.

Sólo está disponible la banda de sonido española, con el doblaje del estreno, consistente pero demasiado desconcertante para uno.

La continuidad es correcta, hecha la salvedad de lo que la tijera de la censura se llevó. La proporción de pantalla se corresponde con el panorámico 1,66:1 con el que la película se estrenó, de modo que las pequeñas bandas negras que presenta la imagen sirven para ajustarla a la relación original.

Nada que objetar al contraste y la colorimetría. Desconozco cuál era la intención original, pero la relativa oscuridad de algunos planos supongo que habría de servir de contraste a los luminosos exteriores del verano cordobés. Los colores son densos y no hay marcas ni manchas, así que el único problema que presenta esta edición –al menos en su presentación en DVD- son los puntuales errores de compresión que aparecen cada tanto. Se ve a primera vista en los títulos de crédito, de color rojo y con un apreciable defecto de dientes de sierra. Si el defecto proviene de un reescalado de una fuente en definición estándar sólo podemos conjeturarlo.


La ampliación de uno de los cuadros nos permite hacernos a la idea de una insuficiencia que, una vez más, se podría haber evitado con un más estricto control de calidad.

Divisa / Video Mercury Films
DVD-9 | 1,66:1 | 16/9 | Español 2.0 y simulación de 5.1 | Color | 1:30:28
La casa de las palomas / Un solo grande amore (1972)
Producción: Star Films (ES) / Apollo Films (IT)
Director: Claudio Guerín Hill.
Guión: Leonardo Martín, Miguel Rubio, Giovanni Simonelli y Claudio Guerín Hill.
Fotografía: Fernando Arribas. Música: Francesco De Masi. Montaje: Antonio Ramírez.
Intérpretes: Ornella Muti, Glen Lee, Lucia Bosè, Carmen de Lirio, Caterina Boratto, Luis Dávila, Blanca Sendino, Kiti Manver, Concha Goyanes, Fernando Sánchez Polack.

Capturas del DVD:



















martes, 15 de marzo de 2016

Lacombe Lucien | Fecha de salida: 15/3/2016

Lacombe Lucien | Dirigida por: Louis Malle | País: Francia | Año: 1974 | Guión: Louis Malle - Patrick Modiano | Fotografía: Tonino Delli Colli | Música: Django Reinhardt | Reparto: Pierre Blaise, Aurore Clément, Thérèse Giehse, Holger Lowenadler, Jean Bousquet, Jean Rougerie, René Bouloc, Jacques Rispal, Stéphane Bouy |

Disponible en DVD y BLU RAY | Audio: Francés - Español | Subtítulos: Español | Formato: 1.66:1 1080p | Extras: En el limbo de la Historia  | Sinopsis: Durante la Segunda Guerra Mundial Lacombe, un joven campesino cuyo padre está prisionero en Alemania y cuya madre se acuesta con su jefe, intenta ingresar en la Resistencia. Rechazado por el cabecilla local, ingresa por azar en la policía alemana. Con una capacidad asombrosa para amoldarse a lo que su nuevo puesto le exige, su vida cambia cuando se enamora de France, la hija de un sastre judío. (FILMAFFINITY)

ESPECTRO (MÁS ALLÁ DEL FIN DEL MUNDO) de Manuel Esteba | Fecha de salida: 7/3/2016

Fogueado como ayudante de dirección de reputados realizadores del cine español de mediados de los cincuenta y principios de los sesenta, Antonio Santillán, Ladislao Vajda, José Mª Elorrieta o León Klimovsky, Manuel Esteba (Barcelona, 1941-2010) se convirtió en el prototípico director de géneros made in Spain que desarrolló una prolífica carrera a costa de arrimarse a todas las corrientes cinematográficas dominantes. Así, abordó por primera vez el fantástico en 1968 con la odisea religiosa-festiva Hola… señor Dios, cuyo moderado éxito repercutió en sus siguientes obras: de Horror Story(1972), parodia del cine de terror interpretada por el dúo cómico los Hermanos Calatrava, al film que nos ocupa,Espectro (Más allá del fin del mundo) (1977), una delirante historia de ciencia ficción con tintes apocalípticos, donde mezcla extraterrestres, ciertas dosis de erotismo y un discurso moral que entrelaza toques de Charles Darwin y desaforadas metáforas de subsistencia irracional, lo cual condicionó que en su día fuera comparada con la obra capital deStanley Kubrick 2001, una odisea del espacio (1968).

Editada por primera vez en DVD a nivel mundial, la presente edición de Espectro (Más allá del fin del mundo) se ha realizado a partir del máster original localizado en formato Betacam y dentro de las mejores condiciones posibles.

Versión íntegra (UNCUT). Edición limitada.

ESPECTRO (MÁS ALLÁ DEL FIN DEL MUNDO) – EBM 004

Director: Manuel Esteba
Intérpretes: Eduardo Fajardo, Daniel Martín, Inka María, Julián Ugarte, Víctor Israel
Duración: 75 minutos
Año: 1977
Nacionalidad: España
Idiomas: Castellano
Imagen: Color
Formato: 4:3
Región: 0
Sistema: PAL
Lanzamiento: 7 de marzo de 2016
PVP: 10€ (gastos de envío inclusive)

CONTENIDO EXTRA: Pressbook español - Cartel de la película - Carátulas VHS - Foto de rodaje - Ficha de su participación SITGES 1977

PEDIDOS: elbuquemaldito_zine@hotmail.com 

También enFREAKS | C/. Ali Bei, nº10. Barcelona

martes, 1 de marzo de 2016

Victoria | Fecha de salida: 2/3/2015

Título Original: Victoria | Director: Sebastian Schipper | País: Alemania | Año: 2015 | Guión: Olivia Neergaard-Holm - Sebastian Schipper | Música: Nils Frahm | Fotografía: Sturla Brandth Grøvlen | Reparto: Laia Costa, Frederick Lau, Franz Rogowski, Max Mauff, Burak Yigit, Nadja Laura Mijthab |

DVD | Audio: Alemán | Subtítulos: Español | Formato: 2.35:1 16/9 | Extras:  Tráiler - pruebas de casting - pruebas de cámara | Sinopsis:  En el famoso barrio berlinés de Kreuzberg, la cámara es testigo durante dos horas de todo lo que le pasa a Victoria, una chica española que se acaba de mudar a Berlín. Victoria conoce a Sonne y sus tres amigos, para los que la noche acaba de empezar y que prometen enseñarle el Berlín de verdad. Una deuda que debe ser recompensada y la conexión especial entre Victoria y Sonne, desencadenarán una serie de acontecimientos que provocarán un giro total en su vida.